En esta fotografía muestro una de las imágenes que siempre recomiendo en los talleres; es el encuentro con el mar para hacer la práctica de meditación.

Cuando meditas en un entorno natural, tienes la oportunidad de fusionarte con tu propia naturaleza, con tu verdadero ser, en un encuentro con el silencio de la sociedad, y un acercamiento al sonido, a la luz, a la brisa y a la escena de la tierra en la que vivimos y de la que muchas veces nos olvidamos.

Imagen tomada en el Cabo de San Antonio (Alicante)