Post Semanal

Llegan Fechas especiales para todos. A unos nos gustan más y a otros menos, sentimientos y emociones extremas en estos días nos desbordan y condicionan nuestro estado de ánimo. En Navidad, la mayoría de las personas solo se posicionan con un juicio basado en sus experiencias y por supuesto, en sus creencias, en que es un tiempo de Felicidad y Amor o es un tiempo de Añoranza y Tristeza.

Con el tiempo y la ayuda de la meditación, y con ella su ecuanimidad, sólo siento que es «Un tiempo especial» , especial para el religioso porque celebra el nacimiento más importante de la Historia, especial para los que como yo, tiene a la familia lejos y el sistema les permite reunirse, especial porque es una fiesta diseñada para los niños y ver sus caras de felicidad y sorpresa me estremece, especial porque los vacíos de los que ya se han ido, se hacen mucho más evidentes y por lo tanto, mis sentimientos de amor hacia ellos. Pero todo esto, sin juicio, sin resistencia, me parece un instante maravilloso de la vida.

La conciencia plena nos invita a despojarnos de la parte más superficial de estas fiestas y centrarnos en vivir estos días, con un sentido de conocimiento y cuidado hacia nosotros mismos, que nos permita exprimir todas las cosas que la vida nos ponga delante para que las vivamos.

  • Si eres religioso: Vive tu Navidad como lo que es, tiempo de celebración, tiempo de unión, tiempo de familia, tiempo de amor, hacia los tuyos y hacia los que más necesitan.
  • En Familia: Ten presente que la vida es Impermanente, que esta Navidad, es única y la que viene, siempre será diferente. La edad de tus seres queridos cambia, la salud de todos ellos, su estado de ánimo , sus ilusiones, su sueños, todo cambia de forma continua y no puedes contar con las mismas personas para siempre, ni siquiera con la versión actual que tienes de ellos a día de hoy. Disfrútalos al máximo, la vida te ha dado una familia para que el amor esté presente, palpable, para que lo abraces y lo vivas en toda su dimensión. No desaproveches ni un segundo de estos días en juicios ni conflictos. Tan solo, AMA…
  • Las Comidas: En las Comidas navideñas solo quiero tratar dos cosas para que tomes conciencia.
    • Vivimos en un mundo lleno de desigualdad, injusto y aunque no nos guste oírlo, especialmente en estos días, lleno de hambre, de necesidad y de miseria. En este momento hay declaradas 50 guerras en el Mundo y millones de personas están en riesgo de muerte por hambruna. Tan solo ten presente que aunque toque celebrar, agradece lo afortunado que eres de haber nacido dónde has nacido y no hagas un mal uso de tus recursos.
    • Una de las cosas que más tristeza trae oculta en las Comidas navideñas es la falta de valoración del esfuerzo de quien la prepara. Si eres de los que cocinas estos días, hazlo con amor, sin expectativas y con conciencia , como un acto de dar, no de recibir. Si eres de los que como yo, tienes las suerte de ser un comensal, agradece, valora y sobre todo, se consciente de la grandeza de tu vida.

Te invito a vivir estos días con conciencia, sin juicio y con la actitud de apertura que la meditación nos muestra. Disfrútala y Feliz Navidad

Tomando conciencia, viviendo en coherencia.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

14 comentarios

  1. Feliz Navidad, Mamen.

  2. Mamen, eres todo corazón y tus palabras van directas al mío. Gracias por seguir en mi vida. ¡Feliz Navidad!

  3. Carolina Ruiz Ataz

    Soy Carolina. No tengo el gusto de conocerte personalmente, pero después de leer tu mensaje, me hago una idea de lo mucho que me he perdido.
    Gracias y ti y a los demás os deseo una Feliz Navidad.

  4. Muchas gracias Mamen ,siempre un placer leer tus palabras todas las semanas ,te deseo Feliz Navidad !!un fuerte abrazo

  5. Como siempre maravilloso tu texto y tus palabras, en definitiva es ser agradecidos por vivir cada uno su creencia su Navidad aqui y ahora, gracias preciosa

  6. Gracias Mamen por tus palabras,

    Un abrazo muy grande

  7. María Dolores Caparrós

    Gracias, Mamen! Era justo lo que necesitaba escuchar. Yo soy de las que cocino para todos!

    • Pues ya sabes, grandes dosis de amor y cero espectativas. Recibirás muchos gestos de agradecimiento si no las tienes. Lo más importante, hazte consciente de la suerte de tener esa mesa llena de gente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.