Mi propuesta para esta semana es que busques tu postura de meditación. Empieza intentándolo en el suelo, con un cojín o zafú. Dobla y cruza tus piernas, mantén tu espalda erguida y relaja tus hombros y tus brazos.

Si ves que se te duermen las piernas, ve cambiando. Es recomendable que bascules tus caderas hacia delante para poder mantener la postura sin tensión y la correcta posición de la espalda.

Al principio, es normal que sea un poco incómodo, pero si aguantas, entrena esa postura para que te acostumbres. Si no puedes porque sufres algún tipo de tensión o dolor busca alternativas

  • Sofá
  • Sillón
  • Silla

No te tumbes si no es necesario, ya que será muy difícil que mantengas tu concentración.

Mi norma es : Busca una postura lo suficientemente incómoda para no dormirte y lo suficientemente cómoda para aguantar sin moverte durante la práctica.

Cuando encuentres una postura, hazte consciente de cada parte de tu cuerpo. Fija una posición correcta y consciente. Explora y percibe si hay alguna tensión corporal y corrige .