Los pensamientos son inesperados, espontáneos y generalmente, no los elegimos. Están directamente influenciados por nuestros patrones de comportamiento y ¿ qué son estos patrones de comportamiento?

La mente usa creencias que te han trasmitido tus cuidadores y tus experiencias. Estas creencias funcionan como esquemas mentales que nos predisponen a percibir los acontecimientos de una determinada forma.

La mente le comunica al cuerpo la interpretación de los hechos a través del sistema nervioso, entendiendo que estás en modo alerta o en modo seguro, liberándose en cada caso, los bioquímicos necesarios para cada una de las situaciones. Estos bioquímicos se comunican con las células y ayudan a orquestar el movimiento celular. Por esto, se dice que TUS PENSAMIENTOS PUEDEN CAMBIAR TU BIOLOGÍA.

Los pensamientos no son hechos, aunque nuestro cerebro interpreta que sí lo son y por tanto, las reacciones bioquímicas que ellos nos traen. Los patrones de comportamiento vienen determinados por la interpretación que le damos a los hechos que ocurren .

Ten presente que la interpretación que le das a los hechos, no tienen por que ser correctas, solo son tus interpretaciones. A veces, nos empeñamos en imponer a los demás estas interpretaciones, sin tener en cuenta que las otras personas, tienen sus propias interpretaciones basadas en sus creencias y sus experiencias, haciéndote entrar en conflictos innecesarios.

Date la oportunidad de poner en duda tus interpretaciones antes de generar conflictos y ten la humildad de escuchar a los demás y analizar la posibilidad de que los otros tengan una interpretación más adecuada que la tuya.

Cuando tus creencias cambian, tu interpretación de la realidad cambia. En los momentos difíciles, cuando somos capaces de estar presentes y de observar qué nos decimos en esos momentos, nuestras creencias salen a la superficie y podemos entender de dónde vienen y decidir si modificar dichas creencias .

No olvides que el cerebro aprende a base de repetición. Tus creencias son parte de la programación inconsciente de tu cerebro, a base de repetición sostenida cambiarán tus hábitos de comportamiento y con ellos, tus creencias y la interpretación de la realidad.

El habito del la Meditación, puede hacer todo este proceso posible.