Post Semanal

HABLEMOS DE ESTRÉS

El estrés, palabra completamente normalizada en nuestro tiempo porque la padecemos muchos humanos, sin pudor, sin miedo y completamente inconscientes de lo perjudicial que es.

La llaman la enfermedad del Siglo XXI y sin embargo, todos damos la espalda a esta enfermedad y no nos da miedo padecerla, solo nos incomoda, pero como está aceptada en positivo, parece que cuanto más estrés padecemos, más integrados nos sentimos en esta loca sociedad de prisas.

Pero esto no es cierto, El Estrés es la enfermedad de este siglo porque es una ENFERMEDAD y la causa de muchas otras enfermedades que son peligrosas, limitantes, graves y que terminan pasando una factura triste y dolorosa de la que no suele haber vuelta atrás.

Lo más sorprendente, es que esta enfermedad, ha llegado a nuestra sociedad, poco a poco, despacio, silenciosamente, dónde al principio afectaba a adultos de mediana edad que tenían muchas responsabilidades y cargas y que año tras año, paso a paso, ha llegado a los jóvenes, los niños e incluso a muchos ancianos. Nos ha invadido por completo y sin que la temamos, sin que le hayamos plantado cara frente al conocimiento que tenemos de sus graves y devastadoras consecuencias.

¿y qué es el Estrés exactamente?

Para empezar, el estrés es un proceso biológico, proceso que el organismo pone en marcha para adaptarse a las situaciones externas realizando los ajustes bioquímicos que considera necesarios en cada situación. Suena bien ¿verdad? pues sí, suena bien porque es algo positivo. Necesitamos adaptarnos a la multitud de cambios a los que cada día nos vemos sometidos , pero entonces, ¿por qué nos perjudica?

Existen dos tipos de estrés:

  • Estrés positivo o eustrés es un proceso de regulación emocional que hace posible que sintamos un mayor control emocional y una actitud positiva que nos ayuda a adaptarnos a las situaciones de cambio, a los retos, a los momentos difíciles. Por ejemplo, cuando tenemos un examen, este tipo de estrés nos ayuda a estar más creativos, resolutivos y hace que lo afrontemos en plena concentración.
  • El estrés negativo o distrés, es ese estrés que todos conocemos y que debemos evitar a toda costa en nuestras vidas. Tiene que ver con la disminución de la actividad de la parte prefrontal del cerebro , va acompañado de un profundo malestar y fatiga y por supuesto, con una bajada del rendimiento, siguiendo el ejemplo anterior, es cuando llegamos a un examen, y el exceso de estrés hace que nos quedemos en blanco y seamos incapaces de expresar lo que nos habíamos estudiado.

El estrés, produce cientos de reacciones bioquímicas en nuestro cuerpo . Nuestro cerebro, en una situación de estrés entiende que es una situación de peligro , sea de peligro real o no, y para afrontarlo, manda mucha sangre hacia los músculos, ya que las respuestas a estas situaciones son ataque, huída o bloqueo. Para ello, parte de nuestro riego sanguíneo cerebral disminuye, bajando la actividad de la parte prefrontal que es la responsable del aprendizaje y la creatividad. Nuestro ritmo cardiaco aumenta, nuestros órganos digestivos se contraen y bajan su actividad , así como nuestros órganos genitales. Pensemos ahora ¿que pasa si me paso todo el día estresado? Pues ni más ni menos que ésto. Esta serie de cambios adaptativos, mantenidos en el tiempo y acompañados de la hormona del estrés, el cortisol, hacen que las personas vayamos todo el día con una función errática en nuestros órganos vitales. Si estamos sometidos a estrés cinco días a la semana, durante varios años, inevitablemente, llegan las graves dolencias asociadas al estrés como son: Migraña, ansiedad, depresión, alteraciones de colon y disfunción en órganos genitales entre otras.

Las principales limitaciones que tenemos las personas sometidas a grado importante de estrés son:

  • No hacemos una correcta digestión y con los años, los problemas intestinales aumentan el riesgo de forma exponencial a sufrir algún tipo de enfermedad grave asociada al aparato digestivo como es el cáncer de colon.
  • No podemos pensar con claridad. Cuando estamos en una situación de estrés, nuestro cerebro reptiliano, el más primitivo y el que antes conecta, activa nuestra amígdala, parte del cerebro que tiene que ver con nuestra reactividad . Además, la disminución del riego de la parte prefrontal, hace que mermemos de forma muy significativa nuestra capacidad de creación, aprendizaje, nuestra toma de decisiones, etc…
  • No podemos aprender nuevas habilidades, directamente relacionado con la desconexión de esa parte prefrontal cerebral.
  • Nuestra vida sexual se limita, ya que nuestro cerebro entiende que si estás en una situación de peligro, sea real o no, no necesitas procrear y la disfunción sexual se hace evidente.
  • No podemos tener actitudes compasivas o empáticas con los que nos rodean, ya que tu reactividad es alta y es imposible que te hagas consciente del sufrimiento ajeno.
  • No podemos sentir plenitud. Cuando una persona sufre de un estrés continuado, no encuentra espacios de calma, de felicidad porque su sistema de alerta está conectado en continuo y le atormenta con los problemas que esté sufriendo en cada momento sin permitirle desconectar, dando lugar en muchos caso a dificultad para dormir, con los problemas físicos y psicológicos que ello implica.

Como conclusión solo quiero matizar a modo de resumen.

  • EL ESTRÉS NO DEBE SER NORMALIZADO
  • ES PELIGROSO Y NOCIVO MANTENIDO EN EL TIEMPO
  • SI NO TRABAJAS PARA BAJAR TUS NIVELES DE ESTRÉS, A MEDIO PLAZO APARECERÁN SUS ENFERMEDADES ASOCIADAS.

Bajar nuestros niveles de estrés, es tan importante como atender nuestra salud. Mindfulness es una técnica creada para bajar los niveles de estrés a base de entrenamiento mental, en espacios de silencio y de paz .

El secreto para que esta técnica funcione, es la constancia. Siéntate y practica cada día si puedes, en unas 8 semanas empezarás a notar sus efectos.

Tomando conciencia, viviendo en Coherencia.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

2 comentarios

  1. Anónimo

    Gracias Mamen!!
    Comunicas tan vivamente en persona como escribiendo….
    Me tomo, ahora, un momento de star presente en mi, sin más, y volver a mi estado de calma.
    Un abrazo gigante

    • Muchas gracias por tu comentario!!! El silencio de un Blog es un poco ensordecedor y no sabes cuanto me anima a seguir compartiendo. Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.