Esta semana te invito a que hagas una reflexión algo profunda. Quiero que te escribas una carta a ti mismo.

En esta carta, cuéntate que parte de tu cuerpo es molesta para ti por culpa de un mal funcionamiento o un dolor crónico. Explícate en que te limita, que supone para ti cargar con esta parte de tu cuerpo que funciona mal y dile todo lo que no te gusta de esa parte.

Tras esta reflexión, piensa en qué función tiene esa parte de tu cuerpo para ti , para tu organismo y descríbela.

Tras esta reflexión, hazte consciente de cómo tratas , de cómo te tratas por ese mal funcionamiento de tu cuerpo y de lo importante que para ti es contar o no con esa parte de ti.

Con esta reflexión, tomarás conciencia de lo agradecido que tienes que estar a cada una de las partes de tu cuerpo y de cómo , en vez de maltratar a las que no funcionan, debes respetarlas, cuidarlas y agradecerles que a pesar de todo, te mantengan en esta vida haciendo su parte de trabajo con más dificultad de lo normal .

Reconcíliate con esa parte de ti y baja tu diálogo interno negativo.