Post Semanal

OTRA FORMA DE RELACIONARNOS CON LAS SITUACIONES DIFÍCILES

En la vida vamos a tener momentos que podemos llamar de estabilidad, de tranquilidad, momentos muy buenos, donde los astros parece que se alinean y todo se te pone de cara, las cosas te salen bien, te sientes pleno, feliz y piensas que tu vida tiene mucho sentido. Pero amigo, la vida también se pone de espaldas y llega un día, que no sabes ni como llega y las cosas empiezan a salir de forma diferente a lo planeado, otras veces, la vida te trae pérdidas o cambios de planes drásticos y todas tus expectativas, todas tus ilusiones se tambalean y te sientes como si cayeras a un precipicio sin tener dónde agarrarte.

Esto no es nada extraordinario, es la propia existencia que desde el origen del hombre, ha estado llena de momentos positivos y momentos negativos, independientemente del momento histórico en el que te haya tocado vivir.

El sufrimiento ha existido siempre en el hombre y todas las corrientes religiosas y filosóficas lo han tratado buscando su causa y su solución, pero la realidad es que el sufrimiento es algo inherente a la propia vida.

En el trabajo de Mindfulness, de encontrar la calma para tu mente, se abre una puerta maravillosa para trabajar las situaciones difíciles desde otra perspectiva.

Normalmente, afrontamos las situaciones difíciles con mucha resistencia, con un dolor magnificado y con una victimización personal desmesurada debido a esta negación de que no queremos ni aceptamos que nada malo nos pase.

Cuando entrenas tu mente y manejas espacios de silencio y calma, la aceptación de la vida (con sus ángeles y sus demonios), te invade y te penetra de forma suave, sin daño, enseñándote a abrazar cada experiencia como lo que es, sin dramas, sin convertirnos en las víctimas de todo y con la resiliencia necesaria para afrontar las situaciones que la vida te ponga enfrente.

Cuando vienen esos momentos terribles, inesperados, que no quieres pero que ahí están y llegan sin llamar, sin pedir permiso, si desarrollas la capacidad de ver con serenidad qué está ocurriendo, podrás entender, aceptar y afrontar estas situaciones , bien sean de cambio , bien sean de duelo, tengan o no solución, como lo que son, una realidad que ha llegado y se va a quedar.

El ver las situaciones difíciles o los problemas, desde un punto de vista que no sea solo el sufrimiento, hace que estos momentos no te arrastren de forma definitiva, que tu vida no caiga en un pozo del que será muy difícil salir, que todo el trabajo que has hecho para tener una vida con sentido no se derrumbe de un plumazo y si, estas situaciones necesitarán sus cambios, sus tiempos, su adaptación, pero también traerán aprendizaje, experiencias, recuerdos y sobre todo, serán parte de ese viaje tan apasionante que es tu vida y no se convertirán en un trauma.

Mindfulness trabaja con prácticas específicas de meditación, la observación ante estas situaciones. En ellas, viajarás hacia esos momentos complicados y que tanto nos asustan, a los que tanto nos resistimos, pero si te abres a entrenar tu mente en estos espacios de incertidumbre y cambio, los resultados son extraordinarios. Te invito a que explores dentro de ti a través de este tipo de práctica y descubras la grandeza que llevas dentro y la capacidad de salir de cualquier situación con calma, con coherencia y con amor hacia la persona más importante de tu vida, TU.

Tomando conciencia, viviendo en coherencia.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

5 comentarios

  1. Maribel

    Así es…. Gracias!! 😘 😘

  2. Inma Cerón

    La verdad que en lo que dices hay mucha razón Mamen pero que difícil es aceptar las situaciones difíciles. Gracias por el post

    • Mi querida amiguica, que gusto leerte por aquí.
      Es difícil tal y como nos han enseñado a afrontarlo, pero esto se puede trabajar y cambiar. Cuando quieras te lo cuento. Un besazo

  3. Que cierto es esto y a veces es difícil pero cuando lo haces descansas

  4. 😘😘😘😘😘

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.