Esta semana te invito a que trabajes tu necesidad de control .

Establece en qué partes de tu vida detectas que tienes una gran necesidad de control y si esta necesidad te hace sufrir, bien sea por la frustración o bien sea por lo conflictos que te genere.

Intenta bajar este nivel de necesidad de control y analiza las consecuencias.

  • ¿Es tan grave que no lo tengas todo controlado?
  • ¿Las consecuencias son realmente dramáticas o simplemente hacen que las cosas no se hagan a tu manera?
  • Observa a las personas que intervienen en estas cosas, ¿las crees capaces de ser autosuficientes sin tu control? ¿crees que dar la oportunidad y el espacio a las personas que te rodean van a tener consecuencias tremendas?
  • Observa la reacción de las personas que te rodean cuando bajas esa necesidad de control y hazte consciente si hay una disminución de tu estrés y de tu frustración y sobre todo , si hay un aumento de la armonía
  • En el silencio de tu mente, recuérdate cuando estés a punto de que vuelva esa necesidad de control: Deja que el mundo sea cómo es, deja a las personas que hagan las cosas a su manera, no todo depende de ti, no todo se tiene que hacer como tu digas. Respira…