Cuando trabajamos nuestra herida, podemos caer en el error de tener miedo a poner límites a nuestros hijos para no producirles esa herida.

Tranquilo, poner límites es muy necesario y no tiene nada que ver con las heridas emocionales. Te enlazo un artículo muy interesante que lo explica de forma muy clara.