Esta semana tu trabajo en el diario va a ser muy revelador. Por una vez, y sin que sirva de precedente, quiero que analices tus reacciones negativas. Siéntate cada día delante del diario, y piensa en alguna situación del día en la que hayas reaccionado mal, con una actitud de queja, de resistencia a lo que ocurre o sencillamente, de enfado.

Hazte y responde ante esa situación, las siguientes preguntas:

  • ¿Qué me ha provocado la reacción?
  • ¿Tenía razones para reaccionar así?
  • ¿Que emociones me ha traído ? ¿las he podido gestionar o se han quedado enganchadas en mi más tiempo del deseado?
  • ¿Cual es mi estado de ánimo tras la reacción?
  • ¿Hay algo que trato de evadir o de no aceptar para que se produzca en mí esta reacción?
  • Analiza un poco en profundidad tus actitudes negativas y tras responder estas preguntas, hazte consciente de lo que te traen a tu vida.

Una actitud positiva te permite abrirte a la realidad, adaptarte y buscar aprendizaje en todo lo que te pasa. Además, ayudará a que tu relación contigo y con los demás sea mucho más armónica.

Toma conciencia de tu actitud ,en momentos como éste que estamos viviendo y pon en marcha los mecanismos necesarios para que sea positiva y encontremos espacios de felicidad en tiempos difíciles.