COHERENCIA CARDIACA

El corazón es el responsable del Amor.

Lejos de la idea preconcebida que tenemos de que el corazón solo es un órgano con función de bomba interna para impulsar la sangre por nuestro organismo, hace ya muchas décadas que se sabe con certeza científica que el corazón, Piensa, Decide y Siente.

Nuestro querido corazón, provisto de unas 40.000 neuronas es un segundo cerebro para nosotros y se convierte en la prolongación perfecta de nuestro cerebro craneal, siendo un nexo principal en la conexión entre cuerpo y mente.

La energía electromagnética que emite nuestro corazón, es inmensamente mayor que la de cualquier otro órgano vital que tengamos. Esta energía es tan intensa, que se puede medir y se ha establecido un radio aproximado de dos a tres metros de expansión de esa energía a nuestro alrededor. En este vídeo, puedes ver cómo la ciencia ha demostrado la importancia de la energía del corazón.

Con sus neuronas, el corazón puede procesar información, tener memoria e influir en la toma de decisiones.

Cuando percibimos un acontecimiento a través de nuestros sentidos, el primero en procesarlo es nuestro corazón, que transmite la información al cerebro y genera las emociones correspondientes a cada hecho.

En estados de tranquilidad, de armonía, nuestro corazón emite una energía cardíaca constante, perceptible por las personas que te rodean y con un efecto positivo hacia los demás. En estados de estrés, de falta de armonía y el desencadenamiento de emociones de odio, de rencor, de enfado, hace que tengamos una frecuencia cardíaca errática y a nuestro alrededor se puede percibir como una energía negativa o una fuente de absorción de energía positiva de los demás. En estos casos, nuestro corazón manda información a nuestro cerebro, desactivando nuestra parte del pensamiento superior y activando las áreas más primitivas del cerebro reptiliano, donde las únicas posibles respuestas ante los hechos que ocurren son Lucha, Huída o Bloqueo.

Con calma, entrenando en espacios de silencio mental, podemos desarrollar nuestra coherencia cardíaca y el corazón manda información al cerebro, conectando la parte de apertura, aprendizaje, desarrollando la resiliencia , la creatividad y mejorando nuestro Sistema inmunológico.

La Coherencia cardíaca ya es medible científicamente; hay tecnología desarrollada para medir la variabilidad  del corazón, entre latido y latido expresando las emociones y el nivel de estrés que tiene nuestro cuerpo .

Podemos decir que los estados de ánimo afectan al funcionamiento del cerebro.

«Todo ser humano, si se lo propone puede ser escultor de su propio cerebro», Ramón y Cajal

Reinventarse es una realidad física, las células madre del cerebro emigran al hipocampo creando nuevas neuronas cuando hay entusiasmo en 21 días. Por eso en 21 dias se crean hábitos nuevos de comportamientos.

LA ACTITUD  ES DETERMINANTE PARA UN CAMBIO EN NUESTROS PENSAMIENTOS

Tomando Conciencia, Viviendo en Coherencia.