Esta semana quiero que te escribas una carta. Haz un recorrido por tu vida y recuerda a las personas que la han marcado, las más importantes para ti.

En esta carta, quiero que les cuentes a estas personas cómo eres ahora. En qué clase de persona te has convertido con los años, cuales son tus valores, tus logros, tus fracasos.

Cuéntales si tienes pasiones, cómo las desarrollas. Háblales de tus relaciones familiares, de tu relación con el amor y sobre todo, de lo que opinas de ti mismo.

Cuéntales como trabajas para ser mejor persona y para ser feliz; hazte consciente de cuánto han marcado esas personas tu forma de ser y de actuar en la vida y agradece y perdona todo lo que esas personas han hecho por ti.

Eres quien eres, en parte por ellos y tomar conciencia de la persona que eres, es fundamental como primer paso para aceptarte y comenzar a crecer donde consideres que debes hacerlo.

Esta reflexión puede ser difícil pero es muy enriquecedora y sobre todo, es el primer paso para comenzar a quererte.

Hazte consciente de cuanto valor has tenido en los momentos difíciles, cómo los has afrontado y superado. Hazte consciente de tus debilidades y con ellas, de tus situaciones de mayor vulnerabilidad. Hazte consciente de la maravillosa persona imperfectamente perfecta que eres.