Esta semana quiero que cada día elijas algún punto de trabajo de cómo mejorar tu autoestima. Por la mañana lo apuntas, o lo piensas. Cuando llegue la noche, has de escribir sobre qué cosas has hecho para trabajar ese punto de mejora. Cada día, trabaja y reflexiona sobre este aspecto.

Debes acompañar los esfuerzos por mejorar este nivel de autoestima con la reflexión en el diario. De esta forma, podrás hacerte consciente de qué estrategias te funcionan, en cuales no merece la pena trabajar, que resistencias vas encontrando y sobre todo, que cambios vas percibiendo.