Esta semana en nuestro diario, vamos a trabajar nuestro propio perdón. Debemos mandar a nuestro cerebro mensajes para que vaya cambiando su diálogo interno en positivo. Debemos trabajar en cuidarnos, en aceptarnos y en querernos.

Escríbete una carta a ti mismo. Debes encabezarla de la siguiente forma:

Querid@ «tu nombre». Mediante esta carta, hoy quiero pedirte perdón, un gran y sincero perdón por haberte hecho daño por buscar la aprobación de los demás…….

A partir de ahí, cuéntate qué te has hecho, cómo te has abandonado por los demás, cómo has estado más pendiente de las necesidades de otros que de las tuyas, cómo has traicionado tus valores, sacrificado momentos importantes por los demás y cualquier cosa que surja al respecto.

Al final de la carta, pídete perdón desde lo más profundo de tu corazón y tras esta carta, realiza la meditación del perdón.