Esta semana elige un día de tranquilidad para coger tu diario, piensa en una de esas cosas que últimamente consideras que has hecho mal, sea de la índole que sea.

Ahora quiero que pienses que un amigo, un buen amigo, te ha mandado una carta contándote que ha cometido ese mismo error.

Respóndele a esa carta, tal cual lo harías con ese buen amigo tuyo. Escribe lo que piensas con sinceridad y cariño.

Cuando la termines, léela tranquilamente y hazte consciente de tu propia opinión al respecto.

Uno de los métodos más efectivos de trabajarnos la auto crítica para que no sea muy destructiva, es aprender a tratarnos como buenos amigos a nosotros mismos. Aunque en principio te parezca un poco difícil hacerlo, utiliza la imagen de uno de tus mejores amigos para escribir esta carta y una vez terminada, léela para ti.