Esta semana como práctica informal quiero pedirte que busques algo en casa que tienes pendiente hacer. Te doy ejemplos, ordenar fotos, ordenar un trastero, un despacho, arreglar algo, algo de eso, que vas dejando y que cada vez que lo ves, te acuerdas de que lo tienes pendiente y te da pereza hacerlo.

Quiero que busques un día de esta semana, unas horas, elegidas y programadas y te pongas a ello. Hazlo en plena conciencia, con cariño, con detalle, dedicándole toda tu atención en ese tiempo elegido y alejándolo de la sensación de obligación. Hazlo por ti, hazlo para ti y cuando lo hayas hecho. obsérvalo.

Hazte consciente de la satisfacción de haber hecho esto para tu tranquilidad, para tu bienestar, para cuidar uno de tus espacios. para cuidarte y mimarte.

A veces, nuestras propias culpas hacen que nos descuidemos y acumulamos tareas pendientes que nos hacen bien y sin embargo, nos vamos llenando de apatía y culpa en círculo vicioso que no nos dejan avanzar.

Disfruta de lo maravilloso que es atenderte a ti mismo.