Esta semana te propongo lo siguiente. Si tienes la oportunidad de darte un baño en el mar o la piscina, hazlo en conciencia plena.

Entra en contacto con el agua sintiendo tus sensaciones corporales, relajándote y dejándote llevar por esas sensaciones.

Conecta con el agua, con su sonido, con su movimiento y su estado . Permítete flotar y sentir cómo tu cuerpo se deja llevar por este medio. Sumerge la cabeza si no te es molesto y nota cómo conectas con todos los sentidos.

Quédate cinco minutos solo centrando tu atención en el baño, sera maravilloso y relajante.