Esta semana de encuentro con nosotros mismos, hay una emoción que suele acompañarnos como una amiga, molesta, infatigable y que no hay forma de quitárnosla de encima. Estoy hablando del sentimiento de culpa.

La culpa es una emoción de las que llamamos paralizante ya que lejos de servirnos para nada positivo, hace que pasemos a la no acción, de forma que esos comportamientos que a veces nos hacen sentirla, se repitan una y otra vez sumiéndonos en una sensación desagradable con nosotros mismos que tiene muy poco sentido y sobre todo, nos perjudica bastante.

Esta semana vamos a trabajar un poco de dónde nos viene y sobre todo, cómo podemos afrontarla y superarla.

Acompáñame en este interesante trabajo a través de :

  • Post Semanal
  • Práctica Formal
  • Práctica Informal
  • Noticias y enlaces de Interés
  • Instrucciones para tu diario de Mindfulness
  • Imagen de la semana.