Título: Mi familia

Todas las madres escondemos tras la sonrisa eterna grandes sentimientos de culpa, culpa por no ser perfectas, culpa por no tener ganas de jugar a veces, culpa por no tener la casa perfecta, culpa por no ganar más dinero, culpa por pasar poco tiempo con nuestros hijos para trabajar, si te separas, culpa por haberlos separado de su padre, culpa por no ser más divertida, culpa , culpa, culpa infinina….

Los niños necesitan entornos seguros y felices. Una madre que siente culpa, no muestra felicidad ni seguridad. Es mucho mejor saber gestionar esa culpa y crear un entorno de armonía que estar todo el día amargada intentando cumplir expectativas imposibles.

Una persona sin culpas es una persona con posibilidades reales de ser feliz y eso no hace falta contarlo, los demás lo saben….