Imagen de la semana

Fotografía: Puente entre barrancos

La vida no es estable, ni predecible, ni plana. Estamos a merced de millones de circunstancias y decisiones desde el momento en el que nacemos que marcarán nuestras experiencias.

Resistirte a que ocurran cosas que están fuera de nuestro control es resistirse a la propia vida.

Esta necesidad de control tiene mucho que ver con creencias limitantes, con una baja autoestima y con un chantaje emocional al que nos sometemos unos a otros.

Soltar tu necesidad de control es soltar tus cadenas y abrirte a lo que la vida tenga para ti.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

1 comentario

  1. Estamos enseñados a tenerlo todo bajo control, cuando pasa algo que no podemos controlar comienza la ansiedad, cuando lo bonito es dejarnos llevar. Gracias Mamen por enseñarme a disfrutar de lo que la vida nos trae y a entender que nada es eterno ❤️❤️

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.