Esta semana te propongo una actividad que se sale un poco de lo habitual. Puesto que si trabajas este bloque es porque estás de vacaciones familiares, no vamos a meter una rutina en un periodo que precisamente huímos de las rutinas.

Cada vez que identifiques que te estás encontrando con una situación de posible conflicto en tus vacaciones, para, respira y observa la escena como un observador ajeno a la misma. Mira cual es el motivo, tu estado de ánimo, identifica si es necesidad de control, frustración o cansancio el sentimiento que te invade y desde ahí, desde fuera, analiza si merece la pena una explosión del conflicto en unos días tan especiales como estos.