Esta semana debes trabajar de la siguiente forma.

Si piensas un poco, seguro que descubres algunas cosas de tus rutinas diarias en las que necesitas el control y si no se hace como tu dices, cuando tu dices y donde tu dices, sientes que te inundan emociones negativas como son el enfado, la frustración, la ira o la tristeza.

Cada día, elije una de esas rutinas diarias y sencillamente, intenta soltar el control, poco a poco, déjate llevar y sobre todo, deja que el mundo sea como es… ¿como te sientes? es posible que tengas sensación de vértigo o incomodidad, es completamente normal. Respira y observa, cómo te vas sintiendo tu y que pasa a tu alrededor. Seguro que te llevas aprendizaje de cada una de ellas.

Durante los meses del confinamiento, nos hicimos conscientes de que hay muchas cosas que pensábamos que eran necesarias en nuestra vida y las perdimos de golpe. Tres meses después, nos hemos dado cuenta de que en realidad no eran nada necesarias, tan solo nos habíamos creado esa necesidad. De la misma forma, puedes ir soltando necesidad de control en tus rutinas y empezar a experimentar esa sensación tan liberadora.