Esta fotografía no es mía, cayó a mis manos por las redes.

Necesito compartirla porque para mí tiene un mensaje abrumador. Todos los días vuelve el sol, la actividad, la belleza de la tierra, del mar, la calma y da igual lo que estés sufriendo o no, la vida continúa.

A veces tenemos la sensación de que el mundo se paraliza a nuestro alrededor cuando nosotros nos sentimos en modo bloqueo por alguna circunstancia. No es cierto, muchas veces, solo es un exceso de cortisol.

Toma las riendas y maneja tu mente y tu vida. Puedes hacerlo