Esta semana vamos a empezar a trabajarnos la conciencia en relación con nuestra inteligencia emocional.

Uno de los bloques principales es el prestar atención al mundo que te rodea para hacerte consciente de sus propias emociones.

Elige cada día a una persona que tengas cerca y pon mucha atención a detectar las diferentes emociones por las que va pasando a lo largo del día. Si tienes ocasión, ve nombrándolas en una hoja o libreta. Al final del día, haz un balance de las emociones con las que crees que esa persona convive de forma principal cada día y reflexiona si están relacionados, su estado de ánimo con ese balance emocional que le has hecho.

Si te atreves, con el tiempo, hazte ese balance emocional a ti mismo.

Muchas veces, no somos conscientes de que llevamos a cuestas un balance emocional muy complicado y difícil que afecta muchísimo a nuestro estado de ánimo y la visión de la vida que tenemos.

El entrenar la habilidad de detectar las emociones, nos hace tomar conciencia y tener la posibilidad de darle la vuelta a ese balance emocional y por lo tanto a nuestra visión de la vida.