Esta semana nos toca hacer un poco de memoria.

Recuerda la última vez que te planteaste un nuevo reto de los que al final, abandonaste o no llevaste a cabo.

Recuerda tu motivación inicial, que te movió a querer conseguirlo y sobre todo, cuales fueron los pasos que diste para hacerlo. Recuerda con detalle cómo te sentías en el momento en el que decidiste ir hacia ese objetivo…

Ahora, reflexiona e intenta recordar con detalle, como fue abandonar o dejar sin terminar aquello que tanta ilusión te hacía en principio. ¿ Que obstáculos encontraste? ¿crees que fueron obstáculos reales o excusas? ¿ cómo te sentiste al abandonar? ¿asumiste la responsabilidad de haber abandonado o echaste la culpa a alguien o a las circunstancias?

Haz una reflexión de todos los acontecimientos que te llevaron a abandonar y de todas las emociones que te acompañaron desde el inicio hasta el final .

Ahora , intenta recapacitar y escribir la historia si hubieras podido llevar a término aquello que te habías propuesto; analiza y compara tus sensaciones, tus emociones….

Una vez hecha la reflexión, coge los aprendizajes que consideres oportunos.