Esta semana te propongo un reto personal. Da una vuelta por tus pensamientos y localiza alguna de esas cosas en las que te falte confianza en ti mismo o en las personas que necesitas para abordarlo.

Una vez localizado, describe las barreras de confianza que encuentras y hazte algunas preguntas sencillas:

¿que es lo peor que puede pasar si lo haces?

¿que es lo que piensas que no va a salir bien?

¿realmente es un temor real o solo es una excusa?

Ahora, da el primer paso, solo el primero, y tras este, decide si das el segundo, tras este el siguiente…..

Tomar conciencia de las barreras que nos ponemos personalmente en la vida, nos hace detectar esos puntos inútiles de desconfianza en nosotros o en los demás . Una vez detectados estos puntos débiles, podemos mirarlos de frente y avanzar, paso a paso.