Esta semana te propongo que estés preparado para esos momentos de conflicto que puedan surgir.

En ese instante, toma conciencia del sentimiento de injusticia percibida tuyo y el de la otra persona.

Con esto será más que suficiente para hacerte consciente de lo que está ocurriendo y puedas comenzar la gestión del mismo.

Olvídate de las emociones, olvídate de la causa, olvídate de tu orgullo y de cualquier cosa que te distraiga de esos sentimientos. Ellos son el detonante de todo y te llevará al origen de tu sufrimiento en este tipo de situaciones.