La muerte es algo para lo que no nos preparamos en nuestra sociedad. La tememos, la ignoramos y sobre todo, cuando nos toca de cerca, nos sume en un sufrimiento desmesurado por resistirnos a aceptar esta parte de la vida.

Pienso que el primer paso para aceptar nuestra propia muerte, es aceptar y no desperdiciar nuestra propia vida.

Hoy he calculado que si gozo de una salud razonable , me quedan aproximadamente 7300 días de vida, aunque esto es un dato completamente inventado e improbable, me da una pista de lo que se que no puedo hacer, perder el tiempo en vivir una vida que no quiero vivir, vivir una vida sin dar el amor que quiero dar, vivir una vida preocupándome de estupideces que hagan que me olvide de las cosas que realmente importan.

Calcula tus días y vive, cada día, no sabemos cuantos nos quedan…