Esta semana te pido que estés muy presente en tus sentimientos de frustración. Aunque no somos conscientes, nos decepcionamos más de lo que nos pensamos y sufrimos sin conciencia de que lo hacemos .

En cada sentimiento de frustración, acógela con las herramientas que ya tenemos, como son:

  • Aceptar la realidad, sin darle la espalda ni negar las situaciones difíciles
  • Analiza tu necesidad no cubierta. Si aún no tienes tu lista de necesidades básicas para ser feliz, HAZLO y a partir de ahí, vigila muy de cerca tenerlas cubiertas por ti mismo.
  • Diseña una estrategia de separación con la situación que te produce la frustración
  • Por último, estimula tu esperanza focalizando tu atención en un objetivo más alcanzable

De esta forma, aliviarás estos sentimientos y empezarás a entrenar el distanciarte con estos sentimientos tan arraigados en nuestra sociedad y que tanto sufrimiento inútil nos trae.