Esta semana te propongo trabajar tu atención plena a través de la lectura. Coge un libro que estés leyendo o que te apetezca leer, obsérvalo en su conjunto, su portada, sus páginas, el tacto de sus hojas, su olor, observa el tipo de letra, el tamaño, el color del fondo de las hojas, todos los detalles asociados a este objeto que tanto tiene dentro.

Toma conciencia de la historia que puede tener dentro, de todo lo que esperas llevarte con él y sobre todo, de lo afortunado que eres de tenerlo en tus manos y sobre todo de poder leerlo.

Ahora, siéntate en silencio y disfrútalo.