Esta semana quiero que hagas un ejercicio de memoria. Recuerda alguna ocasión en la que te hayas sentido injustamente juzgado por otros.

Cierra los ojos, recuerda la situación, las personas, que se te dijo y sobre todo, que emociones sentiste¿ injusticia, soledad, ira, decepción?…

Escribe ahora una carta reivindicando el daño que se te hizo por esa situación, alza tu voz a través de la escritura y pon justicia en aquella circunstancia. Cuenta tu sufrimiento y cuanto te ha marcado.

Tras esto, escribe ahora sobre una situación donde recuerdes que tu hayas emitido un juicio que de alguna forma, haya tenido un impacto en alguien. Analiza ese posible impacto, ponte en los zapatos del otro, imagina sus emociones, sus sentimientos y el resto de su vida tras ese juicio.

Tras esto, haz la meditación del perdón.