La creatividad se define como el proceso de crear algo nuevo, original y útil a la vez a partir de varios elementos conocidos.

Hasta hace relativamente poco tiempo, se pensaba que la creatividad era una cualidad innata «la creatividad del artista», sin embargo, el mundo de la psicología ha ido desmembrando este concepto y a día de hoy ya podemos concluir que la creatividad es una capacidad del ser humano global, es decir, todos podemos desarrollarla.

Durante muchos años, se ha afirmado que la creatividad estaba más desarrollada en aquellas personas que actúan desde el hemisferio derecho del cerebro, sin embargo, en un proceso creativo, ya se sabe que ambos hemisferios pueden actuar, en tiempos diferentes pero la acción de ambos tiene como resultado el fruto de dicha creación.

La ciencia ya ha demostrado que es el lóbulo temporal de nuestro cerebro, en ambos hemisferios quien es responsable de la creatividad y personas llamadas, racionales, lógicas y con mente más matemática, pueden ser tanto o más creativas que personas mucho más emocionales.

En la creatividad, juega un papel fundamental la imaginación. Esto es debido a que ésta, interviene en la percepción que tenemos de la realidad y en la elaboración de los recuerdos, los sueños y los pensamientos.

Hay momentos de nuestra vida, donde iniciamos una búsqueda determinada que tiende puentes con la imaginación y a partir de ahí, desplegamos nuestra creatividad . Desde un mundo determinado, desde la mezcla de componentes conocidos, encontramos un camino nuevo, útil para nosotros o para otros y que adquieren un significado.

El desarrollar esta cualidad, es fundamental para tener una herramienta que nos saque de determinados bloqueos en nuestra vida. Cuando hablamos en creatividad, no solo estamos hablando de pintura, música, escritura, también hablamos de toma de decisiones, resolución de conflictos, elaboración de proyectos de futuro y otros.

En determinados momentos de nuestra vida vamos a llegar a situaciones desconocidas por encontrarnos en una coyuntura nunca vivida hasta el momento y estar entrenado en creatividad , nos da la posibilidad de avanzar en cualquier proceso a partir de variables conocidas y reordenadas para crear un nuevo contexto.

Como decíamos al principio, la creatividad se vale de los dos hemisferios cerebrales para llevar a cabo su objetivo, así, hay personas que expresan esta creatividad de forma más impulsiva, más inspiradora, sin un orden y muy motivada por la imaginación y la inspiración instantánea. Pero el proceso creativo no termina aquí, en este punto de inspiración, hay que poner en marcha la parte más racional, la metódica, la de un trabajo ordenado y organizado para hacer realidad ese proceso creativo.

El mindfulness nos da la capacidad de concentración en una tarea determinada, parte fundamental en este proceso, sin juicio, abiertos a la experiencia y desde una posición mental que te permite expandir todos tus recursos en esta creación de un nuevo contexto , realidad o cosa específica.

En entrenamiento mental , nos abre la capacidad creativa y todas las ventajas que ella trae.

Tomando conciencia, viviendo en coherencia.