Esta semana propongo que hagas un ejercicio para estar presente en uno de los momentos más especiales del día.

Cada noche, antes de acostarte, te propongo que con toda la casa en silencio, con poca luz, descalzo, antes de irte a dormir, des un paseo por tu casa, en silencio, despacio, respirando y tomes conciencia de cada rincón de tu hogar, de tu familia, de tu vida.

Respira los olores de tu hogar, escucha en silencio los sonidos de tantos años, las risas, los llantos y la vida. Toca todos los espacios y recorre ese rincón tan especial de tu vida que forma parte de ti como es tu casa.

Vete a la cama con una toma de conciencia de lo afortunado que eres de tener ese espacio de paz y de amor en tu vida.

Buenas noches.