Esta semana como práctica informal te propongo que sonrías a tus vecinos. Cuando salgas de casa, en la escalera, el garaje, el ascensor, sonríe a los vecinos que te cruces. Una sonrisa amable.

Hazlo de forma muy consciente, deseando con esa sonrisa lo mejor para tus vecinos y sabiendo, que con esa sonrisa, su día será mejor y el tuyo también.