Con el transcurso de los años he ido dándome cuenta de la necesidad que tengo de cuidar de mí misma y de esto quiero reflexionar en el post de esta semana.

Desde pequeños, vamos copiando creencias sobre cómo debemos relacionarnos con nosotros mismos y con los demás y en demasiadas ocasiones, vamos desviando la responsabilidad que tenemos hacia nuestro propio cuidado, hacia otras personas y viceversa, pretendemos ser cuidados por otros para sentirnos bien.

Esto hace que sentimientos de frustración y decepción, sean compañeros de viaje para todos y podemos evitarlos con un ejercicio muy sano que no es otro que el de tomar la responsabilidad de nuestro propio bienestar, cuidarnos a nosotros mismos como si fuésemos la persona más importante de nuestra vida, que lo somos, y sobre todo, no tener sentimientos de culpa ridículos e influenciados por unas creencias muy desfasadas ya.

Como cada semana, te invito a explorar en este trabajo personal a través del

  • Post Semanal
  • Práctica formal
  • Práctica informal
  • Noticias y enlaces de interés
  • Instrucciones para tu diario de mindfulness
  • Imagen de la semana