Nuestro diario y compañero de viaje es una ayuda brutal para tomar conciencia de cómo nos sentimos.

Cada vez que hagas un acto de auto cuidado, cada vez que mires por ti, te tomes un tiempo para ti, o sencillamente, tomes un espacio para estar contigo, ve a tu diario y escribe sobre como te sientes.

Detecta si aparecen sentimientos de culpa, quizás egoísmo, falta de responsabilidad. Este tipo de sentimientos están asociados a creencias de la niñez. Tómate un tiempo y piensa en tus padres o cuidadores, piensa en que pensarían ellos de ti en esos momentos, piensa en cómo reaccionarían si les contaras lo que acabas de hacer y sobre todo, piensa en si ellos lo harían.

Ahora, escribe sobre la importancia de cubrir esta necesidad para ti mismo y en que afecta a tu alrededor que puedas hacerlo.

Con este ejercicio, descubrirás esos sentimientos absurdos que tenemos a veces para no cuidarnos y sobre todo descubrirás que es posible hacerlo sin que afecte demasiado a tu entorno.