Estamos en verano, un tiempo de reflexión , de desconexión de las rutinas del invierno y sobre todo un tiempo para estar con nosotros mismos.

Te propongo que en tu día a día, intentes estar presente en tu comportamiento con tus seres queridos. Observa cuanto estás pendiente de los demás, cuanto te das a los demás y si esto está equilibrado con respecto a cuanto estás pendiente de ti mismo.

Esta semana, te propongo que tomes conciencia de esas cosas que sientes que debes atender y a veces, no atiendes para estar pendiente de los demás. En tus días, en tus rutinas, busca esos momentos para ti y no descuides esa atención fundamental que todos necesitamos.

Si al hacer balance percibes que no te atiendes lo mínimo que necesitas, tómate un tiempo para la reflexión y programa alguna cosa para ti, aunque sea pequeña, pero da el primer paso.