Hoy quiero compartir un enlace al blog que tenía hace muchos años. Más que un blog, era una forma de guardar mis reflexiones y no perderlas en diarios acumulados que se olvidan en un trastero.

Este post, recoge mis sensaciones cuando hace casi 10 años , tuve que dejar de correr por una lesión y volví al agua. Entonces, no sabía mucho de psicología y sin embargo, gracias a mis reflexiones encontraba la aceptación que necesitaba en los momentos difíciles.

Escribir es un compañero de viaje espectacular, que te ayuda a sacar aquello que sientes y que en un pensamiento no da tiempo a expresar.