Esta semana te propongo que hagas un acto de reconciliación con el tiempo . Intenta no luchar contra él.

En los momentos de estrés, toma conciencia de que vas a más revoluciones de las naturales, por lo tanto, respira, di dentro de ti algo parecido a «todo tiene sus tiempos y no por más que me angustie va a ocurrir antes» y vuelve a respirar.

En los momentos de aburrimiento, da ese primer paso para tomar acción y salir de ese estado. Puede decirte: «cuando acabe este día, no volverá» y actúa, no lo pierdas en nada.

Tomar conciencia de esos momentos de desajuste en nuestra percepción del tiempo, nos da esa pista y ese empujón para llegar al punto medio, al equilibrio.