No hay nada más saludable para romper estos sentimientos de frustración que tomar conciencia de las cosas buenas que nos rodean.

Da igual que estés de vacaciones o trabajando. Estoy segura de que todos los días tienes un momento placentero .

Esta semana te propongo que cuando vayas a disfrutar de ese momento, lo hagas en conciencia plena. Puede ser un baño en el mar, en la piscina, una ducha refrescante, un helado, una bebida muy fresca en un momento de calor, una conversación inspiradora, un paseo que merezca la pena, un paisaje bonito…

Coge ese instante y centra tu atención solo en las cosas que te aporta ese momento, solo para ti, para tu cuerpo , para tu mente, para tu alma. Respira y absorbe todo lo que ese instante te quiere regalar y olvídate de todo lo demás.

Solo céntrate en las sensaciones…

Somos muy afortunados de estar vivos y es una pena que no tomemos conciencia de las maravillas que cada día nos pueden aportar. No te lo pierdas.