Esta semana te propongo que tomes conciencia de las cosas buenas que hay en tu vida. Toma nota a lo largo del día de pensamientos, sensacione y emociones positivas y por la noche, si te es posible, recuérdalas.

Muchas veces, en días grises, parece que cerramos los ojos a que nos ocurran cosas buenas y ni siquiera somos capaces de verlas, mucho menos, de recordarlas.

Tener un hábito para fijar estas cosas buenas, nos hace cambiar de forma muy significativa nuestra actitud, que aunque no lo es todo, ayuda.