Allá donde miro, cada día veo más deshumanización. Nos intentamos proteger del sufirmiento a través de ponernos capas de una «dureza» simulada que cada vez nos aleja más de la persona que somos.

Pasamos 1/3 de nuestra vida en el trabajo e intentamos mantener una pose alejada completamente de lo que somos en realidad, disfrazándonos de luchadores incansables, donde no exite el miedo, la tristeza, la inseguridad, el amor… en definitiva, nos disfrazamos de lo que no somos y pasamos tantas horas así, que al final llevamos ese personaje al resto de nuestra vida llegando el día, en que no nos reconocemos, no nos gustamos y sobre todo, ya no recordamos el sentido de nuestra existencia.

¿y si jugamos a humanizarnos? recuperar la sensiblidad no te expone al sufrimiento, solo te expone a la autenticidad en la vida.

Como cada semana, te invito a explorar sobre este tema a través de:

  • Post Semanal
  • Práctica formal
  • Práctica informal
  • Noticias y enlaces de interés
  • Imagen de la semana
  • Instrucciones para tu diario de Mindfulness