Título: mis compañeras de las 7:00 am

Cada mañana cuando suena el despertador a las 6:00, mi primer pensamiento suele ser ¿yaaaa? . Soy una persona que duerme de lujo, mínimo de 7 horas y para mi, es uno de los pilares de mi bienestar.

Ese momento, un sonido de pajaritos que suenan en el móvil y que me dicen que se acabó la noche, se acabó el placentero descanso.

Después mi mente se va a esta imagen, me esperan ellas y con ellas, entro en un momento de autocuidado, de conexión con mi cuerpo, de entrada en ese medio que me hace tan ligera y tan feliz.

El agua siempre me parece algo fría y los primeros segundos siempre me planteo si es una obligación o una elección pero el resultado es fantástico. Es una elección, dentro del agua soy feliz, agil, consciente. No dejo que mis pensamientos recurrentes me estropeen el proceso y centrando mi antención en mi técnica, estoy presente.

Trabajarnos la conciencia en nuestras actividades elegidas, transforma nuestras rutinas en procesos que disfrutamos de forma presente y por lo tanto, que suben a la columna de las cosas que me hacen feliz.