Título: mi otra vida

Los padres solemos encontrar mucha resistencia a que los hijos se hagan mayores. De pequeños, nos dan tanto amor incondicional, que es adictivo y la sensación de que crecen y se distancian de nosotros como forma natural de encontrar su propio camino, nos hace generar estas relaciones de apego tan disfuncionales.

Sin querer y disfrazándolo de protección y de amor, podemos entrar en comportamientos chantajistas emocionalmente con nuestros hijos, que normalmente son las personas a las que más queremos.

Tomando conciencia de esto, eres capaz de ir soltando de forma gradual a esas personas que siempre serán parte de tu vida pero en diferentes versiones afectivas. Lo precioso es ser testigo de sus vidas, no el protagonista. ..