Esta semana mi propuesta es que te sientes a hablar con tus hijos, en cualquiera de los momentos rutinarios y recuerdes una regla de oro para tener una buena comunicación con tus hijos.

80% escuchar

20% hablar

Sin más, si trabajas en esto, tus hijos hablarán más contigo…