Esta semana hablamos de la conveniencia de hacer un retiro de vez en cuando.

Con la vida que llevamos, las ventajas que tiene el poder hacer una parada en seco y recolocar tu vida, tus necesidades, tus sufrimientos y sobre todo, tu estado físico y psicológico, son muchas y entre ellas te destaco:

Tomar conciencia de cómo estamos: normalmente no nos escuchamos, corremos sin cesar no sabemos hacia donde pero no nos permitimos atender lo que nuestro cuerpo y nuestra mente nos demanda. Tener unos días para atendernos es un lujo al alcance de todos y que poco aprovechamos.

Retomar hábitos saludables: como son una buena alimentación, ejercicio, meditación y conexión con la naturaleza.

Para nuestra mente y silenciar el ruído extra para centrar nuestra atención en las cosas que realmente nos importan: la sobre estimulación a la que estamos acostumbrados, nos hace en ocasiones, gastar mucha energía en cosas vanales y sin peso ninguno en nuestras vida, desatendiendo las realmente importantes por falta de tiempo o desgaste.

Contacto social: Nuestras agendas, familias, trabajos y compromisos, nos impiden encontrar espacios para abrirnos y relacionarnos con otras personas. Salir de nuestra zona de confort y conectar con personas desconocidas, pone en marcha esas habilidades sociales a veces escondidas detrás de la rutina.

Observar la belleza de la vida, que en el día a día, no tenemos tiempo de hacer. Parar, respirar, moverte de forma consciente y sobre todo, escucharte, te abre la visión de la vida, conectándote con la parte positiva de ésta.

Podría estar escribiendo tres días sobre esto, pero te dejo esta idea inicial como base de trabajo . Como cada semana, te invito a explorar esto a través del

  • Blog semanal
  • Práctica formal
  • Práctica informal
  • Noticias y enlaces de interés
  • Instrucciones para tu diario de Mindfulness
  • Imagen de la semana