En una semana de tanto ruido, con amenazas de guerra en nuestro continente, con desgracias naturales, con accidentes dramáticos, con broncas abochornantes en el mundo de la política, necesitamos establecer una parada silenciosa en nuestra vida.

Si te es posible, esta semana busca momentos de silencio, en tus tareas diarias, en tus paseos, en tus viajes, en tu trabajo, busca quitar algo de agitación mental porque con estímulos tan externos negativos, es prácticamente imposible encontrar lucidez en nuestra mente.

Los espacios de silencio son como un aislamiento temporal de todo eso que nos rodea y nos pone en alerta y nos proporciona la oportunidad de estar y ser, que es lo más importante para nuestro equilibrio y nuestra resiliencia.