La vida no para de darnos oportunidades extraordinarias para encontrarnos a nosotros mismos.

Esta semana, tras algunos meses preparándome para una experiencia muy diferente a lo que hago normalmente, he tenido la suerte de poder hacer realidad un sueño.

Fruto del trabajo de estos años, de las oportunidades aprovechadas, de no hacerme pequeña ante los nuevos retos y sobre todo, de dejarme llevar por cada instante, intentando que mis complejos y miedos internos no me frenaran, he comenzado el taller de Mindfulness para personas en situación de privación de libertad.

Hicieron acto de presencia en todo su explendor, todos y cada uno de los miedos y prejuicios que me acompañan en mis creencias, y sin embargo, fue todo un conjunto de emociones y sensaciones positivas, tirando por tierra todo aquello que me recuerda que soy poco valiente, que soy algo miedica y sobre todo, que no soy capaz de salir de mi zona de confort asumiendo riesgos que impliquen que no doy la talla, que no soy suficiente.

Esa autoexigencia, me trituró la noche anterior y sin embargo, salí de allí satisfecha, decidida y sobre todo, feliz .

En muchas ocasiones, es nuestra mente, con sus creencias las que nos llenan de frenos y nos impiden aprovechar las ocasiones en las que verdadereamente podamos dar mucho sentido a nuestra vida.

Como cada semana, te invito a explorar dentro de ti a través de :

  • Post semanal
  • Práctica formal
  • Práctica informal
  • Noticias y enlaces de interés
  • Instrucciones para tu diario de Mindfulness
  • Imagen de la semana