Aunque es una imagen de baja calidad, es un momento muy importante en mi vida.

Esta semana ha sido el día del padre y quiero homenajear al mío.

El sufrimiento de sus seres queridos se lo comió por dentro y no sobrevivió a la caída profesional.

Uno de mis grandes maestros, respetuoso, paciente, muy pero que muy inteligente, persuasivo como ninguno y hábil socialmente como nadie.

Su sufrimiento fue el mío durante mucho tiempo y sus enseñanzas, eternas.

Te quiero papá