Trabajarnos bajar la necesidad de control, puede ser un ejercicio muy útil en el momento de afrontar el sufrimiento ajeno